“Dios nos ha regalado la vida, por lo tanto debemos cuidar tanto la nuestra como la del prójimo, lo cual nos asegurará un mejor mundo”

viernes, 2 de enero de 2015

Escaladores de Dios

Escalando montañas y murallas... - Fotolog

Haz tu entrada a este nuevo año sobre tus rodillas. La fe no se preocupa de la totalidad del viaje. Con un paso vasta. Todo lo que se necesita es ese primer paso. Susurra una oración que te llene de valor las piernas y el corazón, mientras enfrentas lo desconocido, lo inesperado. ¿Qué importa si no sabes para dónde vas? Deja que Jesucristo te tome de la mano. Él da tranquilidad y serenidad al alma y al corazón. Así como Él resiste, tú también puedes resistir mientras escalas sobre piedras filosas y rocas. Asciende con Él hacia el fin del año, e incluso hasta el final del sendero de la vida. El pico de la montaña que está entre las nubes de tormenta está más cerca de las estrellas luminosas. Él da el valor por el que estás orando para elevarte sobre el valle. Escucha la voz del Maestro y sigue adelante, con valor, hacia el cumplimiento de tu tarea. Tienes todo un año para escalar.
Algunos de los más valientes montañistas han relatado historias increíbles acerca de sus escalamientos. A veces notaban la presencia de un Compañero que no estaba entre los que componían el grupo original de escaladores. ¡Cuanto más positiva es la presencia del Guía Celestial cuando los escaladores de Dios suben a los lugares más elevados del Espíritu!
Los escaladores de Dios han sido creados para caminar en lugares precarios, no para las cosas fáciles de la vida.

¡No limites al Dios ilimitado! Acompañado por ÉL enfrenta el nuevo sendero y camina sin temor, ¡porque no vas solo!