“Dios nos ha regalado la vida, por lo tanto debemos cuidar tanto la nuestra como la del prójimo, lo cual nos asegurará un mejor mundo”

domingo, 23 de noviembre de 2014

MUCHO QUE DAR

Tus años postreros pueden ser los que te brinden más satisfacciones y más amor. Muchos pueden beneficiarse de tu sabiduría, de tu experiencia y de tu comprensión de los verdaderos valores de la vida. Ahora ves las cosas con mayor claridad, pues los efímeros afanes que antes ocuparon tus días dieron paso a una percepción más aguda de lo que es verdaderamente importante.

Deseo que trasmitas estas experiencias, estas percepciones a los demás, sobre todo a quienes luchan en los albores de la vida. Aunque tengan energías, fuerzas, ambiciones y bienes materiales casi sin excepción, carecen de la sabiduría y profundidad que posees tu. Y es que no podría ser de otra manera, pues no han vivido como tu.
Las cosas más trascendentales de la existencia no se obtienen sino a través de la experiencia, y para ello se necesita tiempo.


Abre el cofre de tu corazón y ofrece a los demás los tesoros que allí están guardados..-


Extraído del libro: “Para los años dorados”.