“Dios nos ha regalado la vida, por lo tanto debemos cuidar tanto la nuestra como la del prójimo, lo cual nos asegurará un mejor mundo”

sábado, 5 de febrero de 2011


No sé donde estás, 
el tiempo ha pasado tan de prisa que 
perdí tu rastro en la noche 
cuando le pedí al viento que llevara mi voz llamándote 
y entrara por la ventana de tu cuarto en penumbra 
te contara de tantos días de soledad y recuerdos, 
volvió de prisa sin respuesta, 
solo queda el silencio de tu ausencia, 
solo queda el dolor de la distancia 
por el suelo tantos sueños rotos 
en mi lecho tantas rosas muertas sin color 
que murieron esperando tu regreso. 
Rosas muertas, sueños rotos, 
soledad y silencio, 
eso es lo que tengo de ti.-

2 comentarios:

Déjame un Poema dijo...

Querida amiga,hermoso y triste poema, el amor muchas veces duele, pero mira adelante, sigue tu camino y libera tu corazón de un amor no correspondido.
para poder darle lugar a otro amor que valore tu bello corazón.
besitos para ti querida amiga, que Dios te bendiga

Prudencio Hernández Jr dijo...

Triste legado acompañan tus horas..
La poesia y su versos..alcanzan el alma..ane el desasosiego de un amor que no esta..y vive en nosotros..
Saludos desde el sur